Historia de la Impala
Imagen
Historia de la Impala
   
Montesa Impala 4ever
Historia de la Impala
Imagenes Impalas
Restauración Impala
Impala 175 4M
Impala 175 Sport
Impala 175 cross
Impala 250 cross
Impala 250 sport
Impala 250 Sport USA
Impala 2 125
Impala 2 175
Numeros de chasis
Otras webs
Contacta Conmigo
imagen
LA IMPALA Y LA FÁBRICA DE ESPLUGUES 1959..1963

Bultó y su equipo iniciaron su actividad y bautizaron la nueva marca como Bultaco, composición del apellido y el nombre del fundador, (Paco Bultó) que imprimió su espíritu deportivo personal, desde el primer momento, a su nueva empresa.



La aparición de un nuevo competidor inesperado, y la evolución positiva del mercado, contribuyó a que Montesa reconsiderase la interinidad de abstención de las competiciones, y el 19 de Marzo de 1959 tuvo lugar el primer enfrentamiento entre Montesa y Bultaco sobe un circuito de carreras. Fue en el XV Gran Premio de Montjuich, en la clase 125c.c. Se libró un duelo apasionante, y en un ambiente de enorme expectación, se entabló una pugna entre los mejores pilotos de ambas marcas: Juan "Tey" Elizalde con Montesa y Johnny Grace con Bultaco. Al final de una emocionantísima carrera, el piloto de Montesa se impuso por unos centímetros sobre la misma línea de meta.


En aquella época, Montesa obtuvo numerosos triunfos deportivos de gran resonancia, con motocicletas pilotadas por César Gracia, Enric y Jordi Sirera, Rafa Marsans, y el polifacético Juan Ramón López de la Torre.

El hecho especialmente significativo fue la incorporación de un joven corredor de gran fuerza en la especialidad del Moto-Cross: era Pedro Pí, que en lo sucesivo tendría un papel fundamental, primero como piloto y después como técnico y creativo, en el moto-cross, y más adelante en el trial. Su primera carrera com Montesa fue el I Moto-Cross Internacional de Barcelona, que se disputó en un circuito de Pedralbes, en febrero de 1960.
Pedro Pi participó con una "Brío 110" de serie, simplemente equipada con neumáticos de "tacos" y una corona dentada de mayor diàmetro para acortar el desarrollo. Las precarias condiciones de su montura no le permitieron luchar por la victoria en equidad de condiciones, pero aquel mismo año ya con una motocicleta de diseño "moto-crosístico" adecuado, logró varias victorias, que culminaron con la que consiguió en el II Moto-Cross Internacional de Barcelona al año siguiente.
Aquel mismo año --1961-- Pedro Pi consigue adjudicarse los Campeonatos de España de 125 y el de 250 c.c.. En 1962 repite triunfo en 250 c.c.


El 5 de Septiembre de 1961 se celebra la ceremonia de colocación de la "primera piedra" de lo que sería la nueva fábrica sita en el distrito de Esplugues del Llobregat. En 1962 se inició la actividad en la nueva fábrica, y el 19 de Abril de 1963 se efectuó el acto oficial de inauguración, con asistencia de todas las autoridades. El nuevo edificio de 10.000 m2., diseñado por los famosos arquitectos Correa y Milá, utilizaba materiales prefabricados muy novedosos para la época.
Mientras tanto, Leopoldo Milá trabajaba intensamente en el proyecto "Impala". Uno de los fundamentos era asegurar la calidad y fiabilidad del producto, y para ello era necesario someter los prototipos a duras pruebas exhaustivas.


En esta línea surgió la idea de realizar una travesía en moto a lo largo de Africa, de Sur a Norte, donde las condiciones de recorrido mas exigentes estaban aseguradas.
El plan era arriesgado y ambicioso. Rápidamente aparecieron cinco voluntarios para realizar el recorrido: Oriol Regás, Tey Elizalde, Enrique Vernis, Rafael Marsans y Manuel Maristany.


Una travesía al continente africano, en moto, desde Ciudad del Cabo hasta El Cairo, en las condiciones de la época, era una aventura épica. Los medios de comunicación se hicieron eco de la noticia profusamente.
Tres prototipos del modelo "Impala" se prepararon a conciencia, y junto a un Land-Rover de apoyo, la aventura se inició el 15 de Enero de 1962. En 100 días se recorrerían unos 20.000 kilómetros, sin mayor novedad que las múltiples incidencias propias del trayecto por países inhóspitos, a través de bosques y llanuras, sin caminos ni carreteras, y con múltiples riesgos continuos y de todo tipo.




Las ideas de Leopoldo Milá se confirmaron y el proyecto fue un acierto total. La nueva Montesa "Impala" obtuvo desde el primer momento un gran éxito técnico, comercial y deportivo, y un ejemplo de diseño para el que no pasaron los años.


Todavía hoy se pueden ver "Impalas" circulando airosamente por las calles de Barcelona, hecho totalmente insólito tratándose de un producto diseñado en 1961.Todavía hoy, los jóvenes motoristas se disputan la posibilidad de adquirir motos de este modelo como si fueran auténticas joyas.
La Montesa "Impala" fue premiada con el ADI-FAD al mejor diseño industrial en 1962.
Entonces, la compañía tenia 460 empleados en nómina, para una producción de más de 11.000 unidades al año.


El concepto industrial de aquella época, contemplaba una fabricación muy integrada: fundición, prensas, soldadura, mecanización completa del motor, pintura, montaje… Los modelos que se fabricaban, simultáneamente, en los años '60, eran "Impala", "Impala Sport", "Comando" iniciándose por primera vez la producción en serie de una moto de Moto-Cross ("Impala Cross" de 175 y 250 cc.) básicamente para la exportación. También se introdujo un nuevo modelo con un concepto muy avanzado para la época: el scooter de 4 tiempos, de 60 c.c., llamado Montesa "Microsooter".


imagen
 
imagen
imagen
imagen
imagen
imagen